El pavimento hormigón impreso ha estado presente en las últimas décadas (tanto a nivel particular como industrial) pero es en los últimos años cuando está ganando mayor peso en detrimento de los pavimentos tradicionales gracias a la permanente mejora de su técnica. Su uso no para de crecer y se ha generalizado por toda Europa.

Pavimento hormigón impreso

Los pavimentos de hormigón impreso se utilizan tanto en el interior como en el exterior aunque mayoritariamente en exteriores como pueden ser zonas urbanas, accesos a garajes y viviendas, piscinas, jardines, centros comerciales, etc.

Debido a la amplia gama de texturas, diseños, moldes y colores, el resultado final del pavimento no solamente es que es resistente (a ácidos, por ejemplo) y se conserva en buen estado sino la calidad y belleza, en muchos casos considerado una obra de arte.

También es de destacar su prácticamente nulo mantenimiento, su larga vida útil y su impermeabilidad a aceites y grasas. Es resistente al desgaste y a cambios de temperatura helada / deshielo.

Los resultados en zonas de circulación peatonales cercanas a piscinas son inmejorables debido a que es un material antideslizante.

Eso sí, es fundamental disponer de un equipo profesional y cualificado para garantizar la correcta colocación y tratamiento de los distintos tipos de hormigón impreso.

El pavimento hormigón impreso es un material hecho a base de pigmentos y cementos con gran calidad.

Para preparar el terreno, es de vital importancia que la superficie de apoyo tenga calidad y esté correctamente nivelada ya que puede afectar a la durabilidad y al comportamiento.

A la hora de colocar el hormigón, el grado de humedad tiene que ser el adecuado.

Para poder emplear el hormigón, hay una serie de requisitos obligatorios:

  • Estabilidad y no modificarse a la intemperie.
  • Hay que proporcionar al hormigón una coloración exactamente igual, es decir, ha de ser uniforme.
  • Tiene que ser compatible con la cal (químicamente) y que el hormigón no se descomponga a la hora de fraguar el cemento.
  • La resistencia de la superficie ha de ser bastante alta.
  • Tiene que reaccionar con el agua del hormigón y el cemento, embebiéndose en él.
  • Y más requisitos que nos podéis consultar 😉

Para poder emplear la resina de acabado debe cumplir ciertas condiciones:

  • Mejorar la resistencia a la abrasión.
  • Penetrar en el interior de los poros del hormigón sellando la superficie y formando una capa resistente y duradera a las bajas temperaturas.
  • Se tiene que aplicar entre 5 y 30 grados centígrados.

Respecto a la limpieza, es super sencilla porque la suciedad no se filtra dentro del material gracias al sellador aplicado.

Otra de sus cualidades es que no se deforma como pasa con el asfalto.

El resultado final puede ser personalizable según tu deseo y fácilmente se integra con un diseño presente en la construcción.

Para más información, puedes contactar telefónicamente en el 625 74 16 16 o vía correo electrónico info@hormigonimpreso.online. ¡Tu satisfacción es nuestra prioridad! Presupuesto gratuito y sin compromiso.

 

Trabajos de pavimento hormigón impreso